jueves, diciembre 22, 2005

Sin más

Con lo fácil que sería todo si...

Esta frase resuena continuamente en mi cabeza. Incluso creo haberla empleado en la escritura de algún comentario. ¡Pero es que es verdad! ¡Qué fácil sería todo, si todo fuera diferente!

En un mundo tan arisco (mejor me ahorro la lista de epítetos bien merecidos que me vienen a la mente) como éste, cualquier atisbo de luz y claridad siempre es cegado o escondido por eternas sombras y tinieblas. Pero no nos metamos en retórica; soy muy consciente del punto que deseo tratar.

¿Por qué prácticamente tienes que pedir disculpas cuando quieres decirle algo positivo (bonito) a alguien?

¿A cuánt@s no os ha pasado, paseando por la calle, cruzar la mirada con alguien y pensar ¡vaya, qué guapa! ¡qué mirada! ¡me gusta esa sonrisa! ¡qué simpática!? ¿Y cuántas veces os habéis mordido la lengua, habéis callado a vuestro pesar, debido a cómo podrían interpretarse (malinterpretase) vuestras palabras? A mí, demasiadas.

¡Y no lo entiendo!

Parece que a la gente no le cuesta nada en absoluto insultar, reprochar, ridiculizar o menospreciar a alguien. Pero a la hora de favorecer o ensalzar... callamos. Y callamos por infinidad de motivos, principalmente porque la otra persona pueda pensar que existen otros oscuros intereses ocultos detrás de nuestras palabras (sexuales, económicos, etc.).

¿Y por qué ocurre esto? Porque habitualmente, detrás de esos halagos suele haber otros oscuros intereses ocultos (sexuales, económicos, etc.). Y cuando la naturaleza de esas palabras es en verdad sincera y del todo transparente, te las terminas tragando para que no se piense mal de ti.

Al final, lo que queda siempre es negativo. Se pronuncia lo malo y se calla lo bueno.

Porque, ¿cuánto bien podrían hacer esas palabras en el momento oportuno? Tod@s somos conscientes de nuestros defectos, bien sea por la cruda realidad del espejo o por aquello que la sociedad se empeña en recordarnos. ¿Pero cuántas veces alguien nos destaca lo que hay bueno en nosotros? Casi nunca. Yo lo pienso, en mi caso. No soy guapa (tampoco guapo), no necesito que nadie me lo diga, pero si un día, sin más, alguien me dice algo bonito, mi autoestima subirá al instante y hará que me sienta mejor conmigo misma, y por ende, con mi entorno. Y como a mí, le pasará a la mayoría. Pero lo único que escuchamos es silencio o rechazo. Y cuando recibimos algo, es que hay otras pretensiones en escena. Piensa mal y acertarás, dice el refrán.

¡Ya está bien! Me revienta que esto sea así, me parece patético y de lo más lamentable. Pero es así, y está ahí fuera. Pues bien, ok, sea, pero yo no estoy dispuesta a pasar por el aro.

A mí me sale actuar así, decir las cosas sin más, sea a alguien del trabajo, a una amistad o a un/a auténtic@ desconocid@. Recuerdo que cuando conocí (electrónicamente) a Yleana, no me reprimí y le comenté (para mi sorpresa) lo atraída que me había sentido hacia ella. E Yleana supo entender el sentido de mis palabras, reconociendo mi sincero interés y no que estuviera tratando de ligar, que sería lo más típico.

Éste no es el mejor ejemplo, pues nosotras siquiera nos hemos mirado a la cara y nos hemos valido de un medio electrónico e impersonal para ello. Pero ya es algo.

Harta de esta situación, he decidido ser consecuente con mi enfado y ponerle remedio en cuanto esté a mi alcance. Y esta tarde, sin ir más lejos, me he atrevido a lanzar otro bienintencionado comentario, esta vez cara a cara, a una compañera del trabajo. El resultado: he logrado una sonrisa y que se permitiera unos momentos de inofensiva coquetería. Incluso un posterior detalle, evidenciando lo bien recibidas que habían sido mis palabras.

Si no me cuesta nada hacerlo, si no juego con nadie (nunca mentiría), si no manipulo buscando algo y puedo conseguir que una persona se sienta mejor, ¿por qué no? Si tod@s hiciéramos lo mismo, ¿no mejoraría este mundo con un esfuerzo tan nimio?

Os invito a intentarlo, a que pueda convertirse en una cadena que se extienda lo más posible. No obstante, antes deseo destacar unas condiciones:

- La primera y más básica. Jamás buscando un resultado, ni tan siquiera caer bien a alguien. Si no es del todo altruista, no cuenta. Como si lo lanzáis y os vais, sin averiguar siquiera el efecto.

- La segunda. Jamás mentir. En esto no vale la caridad o la compasión. Ante todo sinceridad, tampoco queremos que se quede dudando sobre la veracidad de nuestro cumplido, pues eso llevará inequívocamente a pensar que hay algo detrás.

- La tercera. Por favor, con un poco de vista y diplomacia, teniendo en cuenta que lo que puede parecer un cumplido para ti puede resultar dañino a otros. No hay que caer en la paranoia, pero sí tener una pizca de tacto. No olvidéis que el fin de esto es hacer bien :)

- La cuarta. Ha de ser del todo espontáneo, no que te sientes en tu mesa del trabajo y te pases media tarde pensando qué le puedes decir que le agrade a un compañero. No, te tiene que venir a la cabeza y dejar que salga por tu boca. ¡El halago caduca a los díez segundos!

- Y la quinta, como detalle. No se te olvide que el/la destinatari@ puede ser alguien de tu familia, tu pareja, tu amig@, tu compañer@ del trabajo o de estudios, tu vecin@, un/a conocid@ o alguien con quien te has cruzado en el autobús (¿la micro decís?). Tod@s son personas, y como tal, lo merecen y agradecerán.

Sé que esto que he propuesto para algun@s parecerá una chorrada, de lo más simple, pues ya lo hacían antes de que yo dijese nada. Bien, ¡seguid así! ¡Os necesitamos! Sin embargo, para otr@s, será todo un mundo, pánico, tensión, un auténtico infierno. Intentadlo, os lo pido por favor. El fin lo merece.



12 Comments:

Blogger Karl Andrews said...

Tu reflexion es totalmente cierta, yo trato de corregir ese defecto cada vez que tengo la oportunidad, y cuando navego de blog en blog trato de entender y de ver el lado positivo de lo que leo, no hago nada con comentar lo negativo de las cosas, eso es bastante obvio, pero si digo lo que pienso que es positivo del tema. Somos una sociedad imperfecta llena de dobles estandares, se premia la mentira y se censura la verdad...No es facil ser una persona como planteas en tu argumento. Solo me quedaria el plan de liderizar con el ejemplo. O la ley de oro, no le hagas a los demas lo que no quisieras que te hicieran a ti...

Entonces concluyo que "sinceramente" me gusto este post!

Saludos desde canada
Karl

04:17  
Blogger ceroaporte said...

Hola Ayran, que bueno verte tan seguido.
Que ciertas tus palabras, que claro esta y que poco nos detenemos en ello.
Si todos actuaramos asi no se veria con mala intension, no habria turbiedades ni dobles lecturas.
Yo trato de ser asi, aunque no siempre encuentro las buenas palabras, trato y voy a seguir tratando.
Me gusto mucho tu post... estas muy aportiva.
Un beso
SO

13:39  
Blogger ceroaporte said...

AYRAN...
PASE PARA DECIRTE:
FELICES FIESTAASSS!!
QUE TODO SEA MEJOR EL PROXIMO AÑO.
UN BESOS DESDE LEJOS O DESDE CERCA..
SO

18:25  
Blogger HETE said...

Hola amiga que rico leerte, debo reconocer que para mi es una muy dificil misión tu consejo, siempre veo las cosas lindas de las personas, me gusta mucho admirar a la gente, pero me cuesta decirlo, además debo reconocer ser un poquitin coquetona y se me puede malinterpretar como dices tu jaja!!
igual lo intentaré por que a mi me gusta que me digan cosas lindas tambien. con respecto a la nominación absolutamente merecida aunque en ocasiones abandonas tu casa por largo tiempo, trata de no trabajar tanto, deja tiempo para regalonearte...y regalonearla a "ELLA" cuando sea posible...
muchos besitos y FELIZ NAVIDAD!!!!!

00:01  
Blogger Samay♀ said...

Hola Amiga, bueno yo tambien estoy en eso tratando de decir lo que pienso sin temor a los resultados, ya ves, ya fui capas de decirle a mi mejor amiga que alguna vez me gusto jeje.
Muy Felizz Navidad y que sabta te traiga toda la felicidad y amor del mundo.
un besito.

01:35  
Blogger Ayran n said...

Quizá las cosas que me planteo resulten demasiado utópicas, pero... a ver.
Si por defecto de cuanto nos planteamos luego terminamos haciendo siempre menos, habrá que poner unas metas muy altas para que el resultado sea lo más satisfactorio posible, ¿no creéis?
¡Felices fiestas a tod@s!

17:38  
Blogger GIA CARANGI said...

No son tan utopicas...yo trato de andar asi por la vida...no se si da excelentes resultados, pero hasta el momento no me arrepiento de nada.
Un beso grande, graaaande, graaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaande!!!
Amiga....como estuvo su navidad?

15:11  
Blogger erenestina said...

Hola! Que buenos tips, yo en ocasiones si lo he hecho pero luego hay algunas personas que te contagian su "mala vibra" y a esas mejor ni el saludo! jejej. Lo pondré como próposito de nuevo año.

Lo que sí es cierto es que cuando le sonries a alguien el día cambia. Vengo a desearte mucha felicidad en el nuevo año!! Un Abrazo aunque nos separé un mar de distancia!!
:)

02:49  
Blogger HETE said...

Feliz año nuevo amiga, sea cuando sea que tengas tiempo de leer esto
espero que el 2006 sea un año de cumplir sueños, de acercarte a la gente que quieres y ojala te colmes de amor, no hay nada más hermoso que eso
amor para ti!!!!
(si se me cumple uno de mis sueños para el 2006, se me quitará la mania de estar tan lejos!!jaja!!)

04:48  
Blogger HETE said...

por que no das señales, por lo menos para saber si te encuentras bien???
besitos

03:47  
Blogger "A" said...

Ayyy me encanta en principio estos cinco pasos que propones, pero a cada uno yo le pondria al final una sección "pero..." y es que no se puede ser así con todo el mundo. Lo digo un poco por mi experiencia que me ha enseñado a desconfiar de algunas caras.
No me tomes muy en serio que a veces me olvido de mi propia norma.. hmm
Saluditos desde el Peru por Navidades, Año Nuevo y Reyes. Mejor tarde que nunca, nop? Beeesos

21:28  
Blogger Amapola said...

Salu2's :
me paseare por tu blog en estos momentos y pretendo leer.

espero que te encuentres bien te dejo mis saludos.

Amapola

23:41  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home